Foto Pato

Javier Avila Aguirre SJ

“OTRO MUNDO ES URGENTE Y NO LO CONSTRUIREMOS SIN EL ENCUENTRO CON EL OTRO. Y QUÉ MEJOR SI EL ENCUENTRO ES ENTRE PUEBLOS DIGNOS.

LA DECISIÓN DE SEGUIR VIVOS Y QUERIENDO SER EL GRUPO DE LOS QUE RECIBIERON LA VIDA Y EL MUNDO EN PRÉSTAMO Y LO CONTINÚAN CUIDANDO ES PORQUE SE ENCUENTRAN.

ES DEMASIADA NUESTRA CEGUERA Y NUESTRA NO VOLUNTAD DE RECONOCERNOS HUMANOS Y ESTOS ENCUENTROS SON LECCIONES DE LOS PUEBLOS AUTÓCTONOS.

LA DIVERSIDAD DE LOS PUEBLOS NUTRE Y ENRIQUECE EN ESTOS ENCUENTROS. NUNCA CONFRONTA.

¿QUÉ NOS FALTA PARA VOLTEAR A VER ESTOS PUEBLOS Y APRENDER DE SUS ENCUENTROS A REORIENTAER LOS PASOS HACIA EL COMPARTIR Y EL COLABORAR?

LA SABIDURÍA DEL INDIGENA NACE DE LA APERTURA AL OTRO Y CRECE ABIERTA AL DIFERENTE.”

Semblanza

Padre Jesuita que radica en la Sierra Tarahumara desde 1975 y continúa viviendo hasta la fecha. En 1989 fundó con el Obispo José Alberto Llaguno, la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos, A.C. (COSYDDHAC). Promovió y ayudó a la integración de una mesa de diálogo horizontal del Programa Interinstitucional de Atención al Indígena (PIAI), única en el país; donde, la sociedad civil y los gobiernos federal y estatal, establecieron un diálogo para tratar los temas relativos a los intereses de los pueblos indígenas de Chihuahua. Es cofundador de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos, A.C., primera institución en su género en el país, cuya trayectoria y trabajo en favor de la defensa, educación y difusión de los derechos humanos es ampliamente reconocida en México y en el extranjero. Durante más de 25 años. Ha sido una persona sensible ante la desigualdad y la necesidad que existe en la Sierra pero a su vez ha conocido la cultura Raramuri a fondo lo cual le ha permitido entender su cosmovisión.